top of page

¡Me siento culpable!


Uno de los problemas más comunes con los que tengo la bendición de ayudar a las personas es precisamente el sentimiento de culpa. Y no necesariamente es lo que mis pacientes me manifiestan como su problema principal, pero al hacer labor de investigación me encuentro en repetidas ocasiones que la causa raíz de diferentes situaciones es precisamente la culpa.

¿Qué es la culpa?

La culpa es este sentimiento consciente o no por algo que hicimos o creemos que hicimos y que ocasionó daño a otras personas. Por ejemplo:

  • Me siento culpable porque fui abusado y yo lo provoqué.

  • Mi amigo / hermano / conocido sufrió un accidente y no pude ayudarlo.

  • No estuve ahí cuando mi familiar murió.

  • Y muchos otros!

¿Es igual la culpa al remordimiento?

Un servidor no encuentra diferencia, dicen algunos que la culpa es infringida por otras personas y el remordimiento es algo autoinfringido. Yo no estoy de acuerdo pero desde luego respeto las opiniones de otros.


¿Cómo me afecta la culpa?

La culpa nos puede provocar que nos sintamos:

  • Miserables - Caemos en depresión, y estamos tristes todo el tiempo.

  • No merecedores - Por increíble que parezca, el sentimiento de culpa podría frenar nuestra capacidad para lograr metas, aunque hagamos todo bien siempre hay algo que no nos permite concretar nuestros sueños y vivir en plenitud.

  • Con miedo - No podemos tomar una responsabilidad porque tenemos temor de fracasar y ocasionar un daño, pudiendo llegar a provocar ataques de ansiedad.

  • Avergonzados(as) - Podemos a veces sentir vergüenza o sentirnos rechazados por otras personas y no es extraño que no entendamos por qué nos sucede.

  • Exceso de Responsabilidad - Podemos terminar haciendo cosas que no nos corresponden por el sentimiento que en otras ocasiones "pude haber hecho algo más".

¿Y entonces qué debo hacer?

Sé que en ocaciones nos queremos hacer los fuertes o pensamos que "ya pasará", sin embargo hay que entender que la mente no olvida y no es poco común que euncuentres disparadores que te hagan sentir muy mal y no entiendas por qué.


Mi recomendación es la misma que en todos los casos cuando existe un desequilibrio emocional: ¡busca ayuda! Yo también soy un firme creyente que no puedes arreglar aquello que no entiendes y en demasiadas ocaciones no sabes que está ahí porque, la mente tiende a esconder bajo la alfombra aquello que no quiere que recordemos, pero eso no significa que ha desaparecido.


En vivir en plenitud te ayudamos a identificar cuál es la verdadera causa raíz de la situación, sentimiento, comportamiento o acción no grata que estás enfrentando para luego reinterpretarla y reprogramar tu mente y asi transformar tu vida de forma permanente.


No lo pienses más y ¡Atrévete a Cambiar tu Vida!




49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page